• 50 Ideologías de Grey

    ¿Por qué creo yo que esos tres librillos, de considerable peso en kilogramos y escasa trama, tienen éxito? Y, lo que es más importante: ¿qué pinto yo hablando de esto en mi blog?

  • Ideología para principiantes: Mannheim

    ¿Qué es la Ideología, según Karl Mannheim? La polisemia del propio término es el primer obstáculo con el que nos encontramos, y no es fácil de dilucidar.

  • La Educación en Finlandia

    Hemos asistido estas semanas a un fenómeno explosivo en las redes sociales a raíz de un documental – “Cuestión de Educación” - de Jordi Évole, en su programa Salvados, en el cual analizaba, desde un desconocimiento absoluto y de forma indudablemente capciosa, el sistema educativo español en comparación con el sistema educativo finlandés.

  • La LOMCE y las disputas en torno al Sistema Educativo español

    No es este el lugar para realizar un análisis pormenorizado de los detalles más oscuros de dicho borrador, pero sí para intentar vislumbrar, por un lado, la naturaleza de dichas manifestaciones y, por otro, las implicaciones que, de aplicarse, tendría mencionada Ley sobre el alumnado y el profesorado español.

viernes, 28 de junio de 2013

Grupo y uniformidad: #Homofobia (y racismo, y sexismo) en el aula #Educación Secundaria

1. Munné, refiriéndose a las unidades colectivas concretas, distingue, dentro de las organizaciones, con diferencias de índole sociológica, entre grupos y sociedades, diferenciados de las masas. Las masas constituyen agrupamientos no organizados, mientras que los grupos y las sociedades son agrupamientos organizados. Los grupos se organizan de manera simple y las sociedades de manera compleja.

2. Podemos, entonces, decir ahora que un grupo consiste en una pluralidad de individuos interrelacionados entre sí bajo un sistema de pautas establecido (puede establecerse de diversos modos), que desempeñan unos roles determinados y diferenciados en cuanto a sus funciones, dirigidos hacia objetivos comunes. Cada uno de sus miembros se caracteriza por poseer una o varias características en común con los demás miembros, desempeñar un rol interaccionando con los demás roles en el grupo y por estar dotado, entonces, de una posición en éste derivada de la actividad que implica su rol y de la jerarquía funcional grupal. Así mismo, regula sus acciones por un sistema común de pautas normativas y es consciente de esa pertenencia al grupo, como unidad de la que forma parte como parte integrante

Por otro lado, el grupo se caracteriza por su tendencia hacia una o varias finalidades específicas a las que se dirige la actividad grupal, una estructura o relaciones intragrupales, unas relaciones intergrupales (con otros grupos, con el exterior, &c.), una organización con su sistema de pautas que dotan de coherencia a los procesos en el seno del grupo y una permanencia en el tiempo dependiente de los fines del grupo y de su tipo de organización.


3. Los adolescentes en un aula (o grupo-clase) cumplen las condiciones citadas, así como las características del grupo que hemos nombrado, pero, aun así, consta de ciertas peculiaridades. A diferencia de otros grupos, la producción no se dirige hacia el exterior del grupo, sino que la finalidad es internalista: se buscan cambios cualitativos, substanciales, a los propios integrantes.

Pero......

El entorno nos impone un medio sociocultural y económico generalizable y determinado que emerge en una concepción particular acerca de los fines de la educación, los intereses o motivaciones del alumnado y sus familiares y las expectativas particularizadas e iconos modélicos, dependiente todo ello de los recursos económicos, sociales y culturales de los que dispone cada familia


4. Las personas de la organización atribuyen significados, interpretan los diferentes aspectos del mundo organizativo y construyen a partir de la interacción los supuestos básicos sobre las estructuras, creencias, sentimientos, normas y valores acerca de las personas, la educación, el trabajo, la organización, la acción y la resolución. A ésta pertenecen los individuos, agrupamientos, grupos y organizaciones con los que se relaciona el Instituto, con su contexto.


Posteriormente, los miembros van progresivamente asentándose dentro del grupo y tomando conciencia de la pertenencia, estableciendo relaciones entre sí (rara vez, armónicas) y reconfigurando continuamente la dinámica. Con otras palabras, comienzan a reconocer la estructura de la situación y a verse reflejados en ella.

5. En este momento surgen las “etiquetas” (el gracioso, el empollón, el macarra, ... el maricón, la bollera, la guarra, el follador) que acaban conformando una especie de sub-roles , atribuidos por el grupo conscientemente o no, que pueden tornarse conflictivos. En este momento se ponen en cuestión asuntos como los roles y su formulación, la autoridad
del líder, &c. 

El alumnado adolescente NO "construye" su sistema de valores y creencias ni su "personalidad - sea lo que sea - de la nadalos chicos adolescentes, conforme a la definición hegemónica de masculinidad, comienzan a desempeñar el rol asociado a ésta. 

El macho es caucásico, poderoso (sea rico o sea un rudo obrero, contraescolar, por decirlo a modo de Willis), físicamente fuerte, promiscuo y, por supuesto, heterosexual.



6. Es común que se desarrollen conflictos entre alumnos con referencia a los roles (en este momento nos estamos refiriendo a aquellos roles fijados por el grupo, informales o sub-roles), bien porque no se está conforme con la etiqueta que se le ha impuesto (alumno contra el grupo), o bien porque es una persona inadecuada para ésta (grupo contra el alumno). La disputa por ocupar un rol que implique liderazgo y valía frente a los demás miembros del grupo puede ser una causa habitual de conflicto.

7. Las conductas homófobas (sexistas, racistas...) de maltrato y acoso no constituyen un simple conflicto grupal, sino que su estructura es muchísimo más compleja y su arraigo no está en el centro educativo ni en el mismo grupo (del mismo modo que una situación de violencia machista no es un conflicto de pareja); por tanto, no deben ser juzgadas como un conflicto de roles (como habitualmente se hace: “el macarra y el instigador contra el empollón asocial”).


La situación de acoso no es tan simple. Subyacen situaciones de discriminación, maltrato y acoso complejas y generalizadas hacia el exterior del grupo (volviendo a la comparación con la violencia machista, tras ésta encontramos una situación generalizada más allá del núcleo de la pareja) como, por ejemplo, la homofobia y el racismo. La  inquietud por eliminar y expulsar del grupo a los miembros juzgados como “menos aptos”, “inferiores”, de acuerdo a sus diferencias sexuales, físicas  &c. (no necesariamente dificultades propiamente dichas) produce el desarrollo conductas que responden a una falsa y peligrosa, pero culturalmente inculcada, necesidad de “limpieza” y uniformidad del grupo constituido (hoy en día, de nuevo, en auge ante los bestsellers paladines del pensamiento socio-biológico) en el que no cabe el diferente, sea éste grupo la clase, la familia, la ciudad, la nación, la raza, la clase social, &c.



Y, OJO, QUE LA EDAD NO CURA LA ESTUPIDEZ QUE PERMITIMOS A LOS ADOLESCENTES DESARROLLAR LIBREMENTE...



lunes, 10 de junio de 2013

Platón: Doxa y opinión

Los doxóforos, aquellos cuyas palabras van más rápido que su pensamiento.





Alegoría de la línea
Platón: El mundo de las ideas

sábado, 8 de junio de 2013

CTS: Alimentación, por decir algo... (II)

Os dejo tres documentales sobre alimentación, salud, consumo y grandes corporaciones... Promete, ¿verdad?

El negocio del agua embotellada y alimentos chatarra, en Introfilosofía

Y más:





martes, 28 de mayo de 2013

Hannah Arendt, la película

Esperemos que la película sobre la filósofa alemana llegue pronto a Espeña... y esperemos que no se centre más en aspectos biográfico-sentimentales o en su affair con Heidegger que en lo que realmente importa.


miércoles, 8 de mayo de 2013

#StopLeyWert: La #LOMCE y las disputas en torno al Sistema Educativo español

El 10 de mayo puede aprobarse la LOMCE y, no seamos ilusos, probablemente se apruebe. Por eso, recupero el artículo que escribí hace unos meses. Es algo largo, eso sí.


Desde la aparición del nuevo borrador de la LOMCE (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa) han sido muchos los análisis, algunos más sofisticados que otros, los que hemos venido leyendo en los más diversos medios de comunicación y, especialmente, en las movilizaciones – de diverso fondo ideológico y nematológico – por parte de los cuerpos docentes y estudiantiles acaecidas (y puntualmente narradas a través de Twitter). No es este el lugar para realizar un análisis pormenorizado de los detalles más oscuros de dicho borrador, pero sí para intentar vislumbrar, por un lado, la naturaleza de dichas manifestaciones y, por otro, las implicaciones que, de aplicarse, tendría mencionada Ley sobre el alumnado y el profesorado español.

Ver artículo completo 

lunes, 1 de abril de 2013

"Opinión pública", encuestas y sesgos


De  acuerdo   con   numerosos   autores  como   Schumpeter   ,   Dalh   o   Price,   resulta  inútil   y engañoso buscar una definición de “opinión pública” o “voluntad general”; realmente, tienen razón. Se trata de un concepto demasiado abstracto, oscuro y genérico que parece referirse a una abstracción casi metafísica de la metafísica "voluntad popular. Sin embargo, para entendernos, no dedicaremos más tiempo a la crítica del concepto en sí - que ya hemos puesto entrecomillado por algo - y nos  serviremos   de   la   descripción   de   Isabel   Noelle-Newmann,   que   refiere   a   “opiniones   y comportamientos en áreas cargadas de valores que los individuos expresan en público previendo una buena acogida”. Es decir, en la Opinión Pública se perfilan una serie de ideas preconcebidas sobre   un   entorno   socio-cultural   determinado   y   acotado   en   tiempo   y   espacio,   y   una   serie   de prioridades   conjuntas   –  dadas   por   tal  entorno   –   que  orientan   la  temática  a  ciertos  temas  en detrimento   de   otros.  Además,   comporta   conocimiento,   juicios   y   conductas   orientadas   a   tales prioridades. 

martes, 19 de marzo de 2013

Karl Marx: #Ideología para (muy) principiantes


Cuando hablamos (o habláis) de superestructura es necesario remitirse a la aportación  de Marx sobre la ideología. El término ideología funciona en sus textos con un doble significado, y esta ambigüedad semántica se podría explicar como el resultado de la evolución que el término ha ido sufriendo hasta llegar a Marx. Los dos sentidos del término ideología son:

  1. El significado que le da Destutt de Tracy: el concepto de ideología de Tracy no implica una valoración epistemológica del pensamiento ideológico (es decir, no valora si es verdadero o falso), sino que para Tracy la ideología es el conjunto de representaciones o ideas que tiene todo hombre; es un concepto puramente descriptivo, no valorativo.
  2. El significado que le da Napoleón: el uso que Napoleón hizo del término ideología nos hace disponer de un segundo sentido que sí implicaría una valoración epistemológica. La ideología es una conciencia deformada o falsa conciencia que también puede incluir un pensamiento especulativo, abstracto, alejado de lo real.

En la obra de Marx, ambos sentidos se vienen combinando; las formas de conciencia son susceptibles de ser "formas deformadas": nos referimos, concretamente, a una deformación ideológica caracterizada por:
  1. El idealismo: la negación del origen material de las formas de conciencia deformadas.
  2. El dogmatismo: la negación del carácter contingente * de las formas de conciencia deformadas.
* Contingente: que puede suceder, darse, o no; que no es necesario: que no sucede  o se da necesariamente.

En algunos textos, Marx subraya con mayor énfasis una u otra característica; por ejemplo, en La ideología alemana y en La miseria de la filosofía afirma que ideologías o formas de conciencia deformadas son aquellas que se caracterizan por ser especulativas, pareciendo identificarlas, en cierta medida, con la Filosofía (ver La Miseria de la Filosofía)

Las formas de conciencia siempre están determinadas por las condiciones sociales de existencia de las que brotan.

Esas condiciones sociales que determinan en mayor medida la deformación de la conciencia son:

      1. La separación entre el trabajo intelectual y el trabajo manual.
      2. La división de la sociedad en clases.

En la práctica ambos son resultado de un mismo proceso que va ligado a los modos de producción.

Un modo de producción son objetos abstractos, formales, teóricos, que derivan de sintetizar diversos usos y prácticas; son instrumentos de interpretación. El modo de producción por su categoría teórica es puro, pero la formación social nunca puede ser pura, sino que deriva de la combinación de varios modos de producción, y es, por ello, una estructura compleja.

El objetivo sería analizar el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas; también hay que analizar las relaciones de producción que existen entre las clases sociales, teniendo en cuenta que las dos clases sociales dicotómicas son postuladas como casos extremos, pero que en una formación social hay más de dos clases sociales (sabiendo que, según el autor, tienden a la pauperización)

Obras de Marx en español